Colección cápsula Nabulu

29,95 €
29,95 €
Falda pareo TDS con estampado de la elefanta Nabulu con detalle de nudo en color camel. Cierre con cremallera en la parte posterior.  Llévala con botines camel y una camisa básica. 
43,95 €
43,95 €
Vestido TDS con estampado de la elefanta Nabulu bajo volumen en color camel. Bolsillos en los laterales. Cierre con cremallera en la espalda. Escote pico. Puños elásticos con detalle de volante. Ideal con unas botas camperas. 
53,95 €
53,95 €
Vestido camisero en tono blanco roto con estampado de la elefanta Nabulu en color crema. Cierre delantero con botones. Bolsillos laterales y en el pecho. Llévalo como vestido o blusón.
37,95 €
37,95 €
Camisa en tono blanco roto con estampado de la elefanta Nabulu en color crema. Cierre delantero con botones. Bolsillos en el pecho. Ideal con nuestro pantalón cámel tds.
Mostrando 1 - 4 de 4 items

Colección Cápsula Nabulu, by The Desire Shop

Por fin ve la luz nuestra colección más especial y mimada. Os estaréis preguntando cuál es el motivo que la hace tan especial y lo más importante ¿quién es Nabulu? La respuesta a estas dos cuestiones es la misma y por ese motivo queremos contaros la historia de Nabulu de la mano de Natalia Cerqueiras, su madrina.

Nabulu, una elefanta rescatada en Kenia y amadrinada por Natalia Cerqueiras

La historia de Nabulu empieza tres años atrás aproximadamente ya que al ser una elefanta rescatada no se sabe con exactitud qué día nació. El 30 de enero el orfanato Sheldrick Wildlife Trust recibe dos avisos alertando de que una cría de elefante había sido abandonada, ya que tras más de 15 días revisando si se iba con alguna manada la pequeña seguía abandonada en el mismo lugar.

Las autoridades de ese país habían planificado su rescate en varias ocasiones pero viendo que por allí pasaban bastantes manadas lo habían detenido con la esperanza de que se fuese con alguna. Pero eso no ocurrió y su salud estaba agravándose, algo que propició la aceleración de su rescate.

La persona que se encargó de liderar este rescate fue el Dr. Limo. En principio estaba planeado para el 30 de enero pero Nabulu asustada se escondió durante todo el día. Finalmente, en la tarde del 1 de febrero consiguieron llevarlo a cabo a última hora de la tarde y trasladarla en avión hasta el orfanato de acogida.

Allí fue recibida con muchísima alegría, pero el calvario que había pasado la había convertido en una elefanta introvertida y llena de miedo. Tagwa fue su primera compañera pero Nabulu solo quería escapar y tiraba con las verduras que intentaban darle para alimentarla. Hasta que Tagwa se acercó y consiguió tranquilizarla para que comiese y se acercase al resto de elefantes rescatados.

La bautizaron como Nabulu, que en el idioma maasai significa crecimiento, en relación a sus primeros días en el orfanato.

Hicieron falta unos cuantos días hasta que Nabulu se calmó por completo hasta empezar a chupar los dedos de su cuidadora e incluso ansiar sus botellas de leche, gracias al conocido como “el árbol de la leche”, dedicado exclusivamente para que los recién llegados aprendan a comer. Lejos quedó el primer día en el que se negaba a comer la verdura recién cortada para ella.

Durante todo ese tiempo los cuidadores trabajaron para eliminar todos los parásitos que tenía y conseguir que sus orejitas se levantasen por completo, hasta convertirse en una pequeña gran elefanta guapa y esbelta.

Luggard se convirtió en su mejor amiga y aliada, para conseguir su completa adaptación a la guardaría y a que participase en todas las actividades preparadas para todos los elefantes huérfanos. Gracias a la adopción de Natalia Cerqueiras, tanto Nabulu como el resto de sus compañeros pueden tener los mejores cuidados posibles en un orfanato que cuenta con todas las comodidades que ellos necesitan.

¿Por qué Nabulu?

El elefante es ese animal que todo el mundo conoce por su valentía, es un animal muy fuerte, muy inteligente y longevo. En algunas culturas incluso es considerado sagrado y que aporta suerte a tu vida y hogar.

Nabulu nace de un final de una etapa personal muy complicada. Cuando te encuentras situaciones duras en alguna etapa de tu vida, a veces, buscas ese referente a seguir, algo que mentalmente te ayuda a que no solo tu cabeza lleve todo el peso y en eso se convirtieron los elefantes.

 Sin explicar mucho más allá y no entrar en lo muy muy personal, al final de esta etapa, cuando por fin todo se recompone y vuelve a la normalidad se siente la necesidad de devolver el favor prestado en todo ese tiempo. Y ahí es donde aparece Nabulu en nuestras vidas, poder aportar un granito de arena a que este animal en peligro pueda seguir adelante con cuidados y protección, tal y como ellos aportaron con anterioridad. Ser padrinos de una elefanta era una gran idea y ella fue un flechazo a primera vista.